Ir a…
RSS Feed

SIGLO XXI Siglo tecnológico, siglo inhumano



LLegó el siglo XXI, un siglo en el que las tecnologías copan la actualidad de las personas. Nos informamos a través de la televisión, radio, prensa impresa o digital, tenemos redes sociales: WhatsApp, Facebook, Twitter, Instagram, Snatchap o cuenta en YouTube. Creemos que lo sabemos todo, por tener tanta información. Sabemos más de nuestro vecino que de nosotros mismos.

Las tecnologías nos consumen: Si no subimos una foto con cualquier cosa a Instagram o Snatchap, nos cabreamos, si no nos dan me gustas en Facebook o favorito en Twitter, nos ponemos tensos. Nos llega constantemente un mensaje de WhatsApp de un amigo diciéndonos que como estamos y hace media hora que lo hemos visto. Creemos que tenemos tecnologías. Pero las tecnologías nos poseen a nosotros. Hasta la persona que antes criticaba a aquell@s personas que pasaban de ellos, porque tenían determinada red social, ellos mismos al poseerla, han quedado en estados estupefacientes al consumir esa “droga” que son las redes sociales.

Creemos que tenemos 1000 amigos, 300 followers, pero a la hora de la verdad, tenemos 4 personas que nos echen una mano en situaciones límite. E incluso de esas 4 personas solemos pasar. Nos gusta lo difícil y por eso nos estancamos. porque en lo fácil nos aburre pero a veces ello da la felicidad. Creemos que sabemos lo que queremos: Un móvil, un coche, una casa, una agenda, un pintalabios o la última botella de Beefeater, pero eso es pasajero, porque luego queremos el último modelo de tal cosa y como no lo conseguimos, nos ponemos melancólicos. Pero sobre todo, porque en realidad no lo necesitamos, solo es apariencia y convencionalismo social.

El dicho de que aquellas personas que menos tienen son más felices es muy cierto. ¿Cuantas personas que trabajan en el campo y apenas tengan tecnologías son felices? ¿Cuantas personas de la 3ª edad son felices (si no contamos las pensiones tan bajas que suelen recibir)? ¿Porqué? Porque no tienen la necesidad de estar conectados casi permanentemente a redes sociales. Son felices porque el contacto que tienen con las personas es cara a cara.No sé si ustedes echan de menos ir a una cafetería y estar con los compañeros de colegio, instituto, universidad, trabajo o de familia y poder mirarse a los ojos y hablar de cualquier tema, sin necesidad de que se enteren también en cualquier parte del mundo de lo que hablan.

El mundo de hoy con las tecnologías, puede ser positivo para la sociedad, pero la forma en la que la utilizamos: adolescentes, adultos e incluso ancianos, es determinante para llevar una vida correcta e informada pero a la vez equilibrada. Porque no olvidemos que antes de las tecnologías también se vivía e incluso mejor que ahora. Nadie sabía tu vida, solo tu familia y algún que otro amig@ y por ello, tenías más libertad de la que ahora posees

Javier Cortés García (@javimilanista)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *